Proteger los cultivos en invierno


Con el frío del invierno tu huerto puede resentirse y por eso se hace más que necesario proteger los cultivos. Así que toma nota de los consejos que te dejamos a continuación.

Lo primero es lo primero, de todos modos: como ya sabemos, para recolectar de nuestra huerta en estas fechas (de nuestras plantas de ciclo largo), deberíamos haber plantado dichos cultivos a mediados o finales del verano. Si lo hicimos, ahora con el frío más intenso nuestras coles estarán prácticamente hechas y deberían conservarse hasta su recogida.

Pero otras plantas no van a tener tanta suerte. Básicamente, las plantas de hoja. Así que tendremos que protegerlas para que no sufran daños celulares a causa de las heladas y las perdamos irremediablemente. Bien es cierto que, si hicimos bien nuestros deberes, la mayoría de plantas que tendremos ahora mismo en la huerta, estarán adaptadas al frío.

microtuneles para proteger cultivos

©MIGUEL BERROCAL

Si mantuviste tus plantas de verano hasta el último momento (esta temporada fácilmente hasta noviembre), tendremos que crear algo de protección para esta época. Una buena opción puede ser los microtúneles, principalmente para plantas pequeñas de hoja, semillas de haba y guisante, rabanitos, nabos, zanahorias, y remolacha. Todas ellas pueden beneficiarse de esta construcción que es sencilla, barata, y que permite una ligera conservación de humedad y temperatura que nos ahorrará algún que otro disgusto.

 

Si tenemos plantas alternadas grandes y pequeñas y se hace difícil instalar un microtúnel, podemos reutilizar nuestros bidones de plástico (agua, aceite, refrescos) cortándoles la boca para, posteriormente, cubrir con ellos la planta a proteger. Por otro lado, si plantasteis habas y guisantes a principios del otoño y ya están altas – e incluso con flor -, una buena manta para plantas que podéis encontrar en cualquier vivero las protegerá de esas heladas persistentes que pueden detener su crecimiento.

Proteccion de cultivos con envases reciclados

©MIGUEL BERROCAL

También hay personas que colocan paja alrededor de esas plantas de hoja para que no toquen el suelo directamente y se pudran. Es una opción válida, pero hay que tener cuidado con la retención de humedad que representa la paja: debemos airear la tierra de alrededor de vez en cuando y limitar así la creación de enfermedades por hongos.

Por último, existe otra corriente de opinión que consiste básicamente en no levantar protección, dejar a las plantas tranquilas, sin medidas extraordinarias y que sigan su curso natural sin más acción humana. Esta opción está bien si tienes paciencia y asumes los riesgos que puede tener un invierno duro. Es cierto que, en los últimos años, los inviernos son cada vez más suaves en nuestra ciudad, así que en tu mano está seguir los métodos que más te gusten o más cómodos te resulten. Nosotros seguiremos estando aquí cada día para ayudar y ofrecer todo lo que nuestra experiencia nos ha enseñado.